Resiliencia para empresas en tiempos de COVID-19

La crisis derivada del COVID 19 ha afectado nuestra realidad de manera rápida y muy agresiva. Esto, por supuesto, ha destacado la importancia de que nuestra PyME o negocio sea capaz de responder de manera inmediata a cualquier eventualidad. Aquellas empresas que tengan la capacidad de reaccionar de una manera creativa y con rapidez, son las que empezarán a marcar tendencia y consolidarse en esta “nueva normalidad”.

En artículos anteriores señalamos que en muchos casos, el COVID-19 podría constituir un impulso insospechado pero necesario para la logística y el e-commerce en general, sin embargo, algunas empresas del ramo han resultado seriamente afectadas a consecuencia de la recesión económica, del aislamiento decretado por el gobierno, y en general, por la incertidumbre causada por una crisis que dejó poco margen para reaccionar. Y esto es lo que marcó la diferencia, la capacidad de reacción o resiliencia de una empresa o PyME

En psicología, la definición de resiliencia es la capacidad de un individuo de sobreponerse a eventos traumáticos o inesperados. Ahora bien, ¿es posible aplicar el término resiliencia a un negocio o PyME? Claro, en este caso podemos definir como una empresa resiliente a aquella que tiene la capacidad de aceptar y adaptarse a su nueva realidad. 

Pero no sólo basta con ser resiliente. Estos meses han logrado que muchas personas y negocios decidan dar el paso hacia la digitalización. El aprovechamiento de las nuevas tecnologías y las alianzas con diferentes proveedores de servicios digitales  o de logística, han creado una sinergia que ha catapultado a muchas PyMEs al siguiente nivel. 

Muchos de estos proveedores, incluido Envíoclick, han ofrecido webinars, asesoría y capacitación para que los negocios o PyMEs que así lo deseen, además de ser resilientes, también tengan las herramientas necesarias para su consolidación. Así aunque la crisis esté lejos de concluir, cualquier negocio tiene la oportunidad de salir adelante.

Esperamos que en estos siguientes meses, la “nueva normalidad” confirme lo que ya sabemos: el e-commerce es una herramienta invaluable para el desarrollo económico global. 

Autor: Adrian Plancarte